Gonzalo Ramírez 2133 apto. 602 Montevideo - Uruguay - CP: 11200 (+598) 2413 6072* info@ceadu.org.uy

Turismo sustentable

El turismo sostenible no es una forma distinta o especial de turismo. Al contrario, todas las formas de turismo deberían tender a ser más sostenibles.

Hacer que el turismo sea más sostenible no es solo controlar y gestionar los efectos  negativos de la industria.

El turismo se encuentra en una posición muy especial para beneficiar a las comunidades locales económicamente y socialmente y para fomentar la sensibilización y el apoyo para la conservación del entorno.

En el sector turístico el desarrollo económico y la protección medioambiental no deberían considerarse como fuerzas opuestas, se deberían ejercer conjuntamente como aspiraciones que pueden y deben reforzarse mutuamente. Las políticas y las actuaciones deben estar destinadas a reforzar los beneficios y reducir los costes del turismo.

¿Qué es el ecoturismo?

Aunque no se cuenta con una definición universal del ecoturismo, sus características generales pueden resumirse así:

  • Toda forma de turismo basada en la naturaleza, en la que la motivación principal de los turistas sea la observación y apreciación de esa naturaleza o de las culturas tradicionales dominantes en las zonas naturales.
  • Incluye elementos educacionales y de interpretación.
  • Generalmente, si bien no exclusivamente, está organizado para pequeños grupos por empresas especializadas, pequeñas y de propiedad local. Operadores extranjeros de diversa envergadura también organizan, gestionan y comercializan giras ecoturísticas, por lo general para grupos reducidos.
  • Procura reducir todo lo posible los impactos negativos sobre el entorno natural y socio-cultural.
  • Contribuye a la protección de las zonas naturales:
    • generando beneficios económicos para las comunidades organizaciones y administraciones anfitrionas que gestionan zonas naturales con objetivos conservacionistas,
    • ofreciendo oportunidades alternativas de empleo y renta a las comunidades locales,
    • incrementando la concienciación sobre conservación de los activos naturales y culturales, tanto en los habitantes de la zona como en los turistas.

Se ha comprobado que todavía no se ha prestado la debida atención a ciertos aspectos del ecoturismo, tales como:

  • tenencia de la tierra y control del proceso de desarrollo del ecoturismo por parte de las comunidades locales,
  • eficiencia y adecuación del concepto actual de zonas protegidas por razón de su diversidad biológica o cultural,
  • necesidad de mayores precauciones y vigilancia en las actuaciones en zonas especialmente vulnerables,
  • derechos indígenas y tradicionales en zonas aptas para el desarrollo del ecoturismo.

Los principios del turismo sostenible fueron definidos por la Organización Mundial del Turismo en 1988. Se concibe así esta modalidad turística como la conducente a la gestión de todos los recursos de tal forma que se satisfagan todas las necesidades económicas, sociales y estéticas al tiempo que se respeta la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas de apoyo a la vida.

Debe distinguirse claramente entre ecoturismo y desarrollo sostenible: el concepto de ecoturismo se refiere a un segmento dentro del sector turístico, en tanto que los principios de sostenibilidad deben aplicarse a toda forma de actividad, gestión, empresa y proyecto de turismo, tanto convencional como alternativa.

Sistemas de certificación de sostenibilidad en turismo

La necesidad de una mayor sostenibilidad en los servicios y actividades turísticas ya es ampliamente aceptada en todos los niveles. Asimismo, existen numerosas y variadas metodologías de planificación y desarrollo, así como técnicas de gestión del turismo que permiten alcanzar mayores niveles de sostenibilidad e incrementarlos gradualmente. Un instrumento complementario a tales metodologías y técnicas lo constituyen los sistemas de certificación voluntaria de los servicios turísticos y de las empresas que los prestan, los cuales han aparecido en el mercado turístico internacional a partir de 1990 y se han multiplicado en los últimos años.
Las certificaciones y eco-etiquetas sirven básicamente tres propósitos, a saber:

  • Estimular a los prestadores de servicios turísticos a introducir mejoras en sus operaciones, tendientes hacia una mayor sostenibilidad ambiental, económica y social, facilitando incentivos y asistencia técnica para lograrlo;
  • Diferenciar o distinguir aquellos productos o servicios turísticos que satisfacen requerimientos medio-ambientales, sociales y económicos más allá de lo exigido por la legislación vigente;
  • Orientar a los consumidores sobre las características de sostenibilidad de los servicios turísticos disponibles en el mercado.

Adicionalmente, las certificaciones y eco-etiquetas cumplen una función de promoción y estímulo de niveles más altos de sostenibilidad y calidad en todo el sector turístico, así como de mejora de imagen de las empresas certificadas, con los consiguientes beneficios de comercialización que ello representa.

A pesar de su proliferación reciente, y en parte a raíz de ella, los sistemas de certificación no han logrado implantarse en forma significativa ni entre las empresas del sector en las Américas ni entre los consumidores turistas. Tampoco existe unanimidad u homogeneidad entre los diversos sistemas existentes, lo que redunda en una confusión entre los usuarios.

Como resultado de su intervención en los diversos foros de las Naciones Unidas relativos a la sostenibilidad, la Organización Mundial del Turismo comenzó un análisis de la efectividad de certificaciones y eco etiquetas relativas a las distintas ramas de actividad turística en 1999. Una publicación conteniendo los resultados de tal análisis fue publicada por la OMT en 2002, y su Comité de Desarrollo Sostenible del Turismo analizó tales resultados en su Tercera reunión, celebrada en Costa Rica en septiembre de 2002. Asimismo, pidió a la Secretaría General de la OMT la preparación de unas recomendaciones para orientar a los gobiernos en materia de certificación, ya sea para establecer tales sistemas, o para seleccionar de entre los existentes, o para apoyar una más amplia utilización de los mismos. Dichas recomendaciones fueron transmitidas a los Estados Miembros en mayo del presente año.

La Conferencia Regional de las Américas sobre Certificación de Sostenibilidad de las Actividades Turísticas (Bahía, Brasil - 29 y 30 de setiembre de 2003)fue convocada por la Organización Mundial del Turismo, a invitación del Gobierno de Brasil, y co-organizada conjuntamente con la Alianza para Bosques (Rainforest Alliance), la Sociedad Internacional de Ecotourismo (The Internacional Ecotourism Society), y el Instituto de Hospitalidade de Brasil. Además, la Conferencia contó con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo y de la Fundación Ford.

 

Gonzalo Ramírez 2133 apto. 602

Montevideo - Uruguay - CP: 11200

(+598) 2413 6072*

info@ceadu.org.uy